Mala práctica o negligencia médica

La mala práctica médica (o negligencia médica) surge cuando un doctor, un profesional de la salud, hospital u otra facilidad de cuidados de salud, no atiende a alguien de acuerdo a los estándares aprobados en la profesión médica, y como resultado, esa persona sufre daños, se enferma, o su condición o enfermedad empeora.

¿Cuáles son los elementos de una causa de acción por mala práctica médica?

Para que usted pueda prevalecer en un caso de mala práctica médica, usted tiene que probar lo siguiente:

  • Usted estaba bajo el cuidado de un médico;
  • Durante el transcurso de aconsejarlo, diagnostarlo o tratarlo, el médico actuó erróneamente, en vez de haber ejercido como lo hubiese hecho un médico especialista; y
  • Como resultado, usted sufrió daños, se enfermó, o su condición empeoró.

Ejemplos:

Tratamiento inapropiado:

  • Un doctor le dice que usted se fracturó una pierna pero no le pone el yeso adecuadamente. La fractura no sana bien, causándole problemas al caminar.

Lesión durante el parto (a la madre o al bebé):

  • Un obstetra no maneja adecuadamente la cabeza del bebé durante el parto, causándole Parálisis de Erb (Erb’s Palsy).
  • Un obstetra se equivoca al no recomendarle una cesárea a la madre – la madre sangra profusamente durante el parto, causándole un derrame; y el bebé sufre daños al cerebro, como resultado de la falta de oxígeno.

Errores con recetas:

  • Un doctor lo diagnostica correctamente, pero le receta el medicamento equivocado, agravando su condición
  • Un doctor lo diagnostica correctamente y le receta el medicamento que, de ordinario sería el medicamento adecuado, pero no se da cuenta que usted es alérgico a ese medicamento -según se desprende de su expediente médico – y le causa una reacción grave.

Error en el diagnóstico:

  • Usted visita a su doctor debido a una molestia grave en su garganta. El doctor le da un tratamiento para faringitis estreptocócica, pero no le recomienda una biopsia de un tumor sospechoso.  Usted visita a otro médico con la misma queja, le hace una biopsia y le diagnostica cáncer

Falta de seguimiento:

  • Usted sufre un infarto o ataque al corazón leve, pero el doctor no le da el seguimiento adecuado, y dicha omisión le causa un segundo ataque al corazón severo – tan severo, que ahora usted necesita un transplante de corazón.

Errores quirúrgicos (cirugía):

  • Usted se somete a una cirugía menor de cataratas, pero el doctor utiliza un procedimiento incorrecto, causándole ceguera.
  • Usted va al hospital para la remoción de varios pólipos en el colon, el doctor le deja uno y un año más tarde le diagnostican cáncer en el colon.
  • Usted coordina una cirugía para la amputación de un dedo infectado en el pie y el cirujano, por error, le amputa la pierna hasta la rodilla.
  • Usted se somete a una cirugía, pero los doctores le dejan una esponja dentro de su cuerpo al cerrar la herida, causándole una infección.

Omisión de informar los riesgos de un procedimiento específico:

  • Todos los procedimientos médicos conllevan ciertos riesgos.  Los doctores tienen la obligación de advertirle sobre los riesgos de un procedimiento, de manera que usted pueda dar un consentimiento informado.  Cuando el doctor no lo hace, y usted sufre el riesgo asociado con el procedimiento, usted puede demandar por mala práctica, si usted prueba que, de haber sabido el riesgo, usted no se hubiese sometido al procedimiento.  Por ejemplo, si usted es diagnosticado con cáncer de la próstata, existen varias opciones para tratarlo, incluyendo la prostactetomía.  Usted le dice al doctor que no quiere ese tratamiento pero el lo convence, por ser la mejor opción.  Algunos riesgos de la prostatectomía incluyen la incontinencia y la impotencia.  El médico no le informa sobre estos riesgos antes de la cirugía, y luego de la misma, usted desarrolla incontinencia.

Soy una persona común y corriente, ¿cómo puedo probar que un profesional de la salud cometió un error?

En los casos de mala práctica médica, ambas partes – usted y el doctor/hospital/profesional de la salud –  usarán peritos o testigos expertos para probar sus argumentos.  Un perito o testigo experto es una persona, usualmente otro médico o profesional de Ia salud, que tiene conocimiento especializado sobre el asunto específico del caso.  El perito o experto puede ofrecer una opinión sobre cuáles son los estándares profesionales aplicables a la comunidad médica y, si la conducta de su doctor/profesional de la salud, violan los mismos.

¿Existen situaciones dónde no necesito contratar a un perito o experto para probar mi caso?

Quizá.  En el derecho hay una doctrina que se conoce como “res ipsa loquitur”.  Esta frase proviene del latín y siginifica “la cosa habla por sí misma”.  Hay ciertos daños causados por mala práctica médica, que no hubiesen ocurrido de no haber sido por la negligencia de un doctor.
Ejemplos:

  • Usted acude al hospital para que le atiendan una hernia y en vez, el doctor le remueve la vesícula.
  • Usted va al hospital porque tiene pulmonía, pero lo operan por equivocación y le amputan un pie.
  • A usted lo operan y cuando se despierta, se entera que le dejaron una pinza dentro de su cuerpo.

En los casos de res ipsa, usted no necesitará a un perito que confirme su caso. En vez, su abogado tratará de probar que:

  • El tipo de accidente que le causó el daño no ocurre sin negligencia;
  • El equipo o conducta que le causó el daño estuvo bajo el control del médico (o su personal) en todo momento durante el procedimiento;
  •  Usted no contribuyó a sus daños con su propia conducta.

He recibido daños por la conducta ilícita de mi doctor:

  • Busque la asistencia de otro médico
  • Documente su reclamación
  • El término para demandar es limitado; contacte a un abogado de daños personales con experiencia.

Pueden haber cambios en la ley. La información se ofrece como un servicio público con la ayuda y apoyo de los editores jurídicos voluntarios, con la intención de ayudarle entender mejor la ley en general. La información no constituye un asesoramiento legal relativo a su problema en particular ni sustituye el asesoramiento de un abogado.

Vuelva al inicio de esta página

Nuestros Abogados

Nuestros abogados han sido evaluados y cualificados: todos han aprobado nuestro proceso de solicitud y entrevista. Cada abogado que recomendamos ha sido evaluado por su amplia experiencia, su conocimiento del código de ética y su práctica legal – incluyendo servicios al cliente y el manejo de honorarios y facturación.

Aprenda Más

Sobre Nosotros

Sobre Nosotros Cuando usted llame al 212-626-7373 o al 212-626-7374 (español), un abogado le contestará. Un abogado –consejero de referidos legales conversará con usted sobre su asunto legal o revisará su solicitud de referido por internet. Si concluimos que a usted le conviene ser asistido por un abogado, le recomendaremos un abogado competente que ha […]

Aprenda Más