Guía para casos de lesiones personales

Cuando usted se lesiona como consecuencia de las acciones de otra persona, debería acudir a un abogado. Generalmente, sin embargo, cuando ocurre una lesión, la ley plantea algunas preguntas clave:

Deber objetivo de cuidado: ¿Es necesario que una persona tome precauciones para evitar lastimar a otra persona?

La ley no impone una responsabilidad absoluta a todos de proteger a los demás en todo momento. Por lo tanto, algunas lesiones simplemente son accidentes, no casos para el tribunal. La forma en que la ley comienza a distinguir entre lesiones que son meros accidentes y las que son agravios, es al preguntar “¿La persona o entidad que causó su lesión tenía un “deber” de tomar algún nivel de precaución para prevenir que usted se lesione?” A veces, una lesión es causada por alguien que no tenía una obligación de velar por la seguridad de la persona que se lesionó. En estos casos, no hay recuperación de daños:

Ejemplo de casos donde no hay deber de cuidado ni derecho a recuperación de daños por lesión: La propiedad de la persona B tiene muchos vidrios rotos y está cercada. Si la persona A ingresa a la propiedad de la persona B ilegalmente, la persona B no tiene responsabilidad de cuidar a la persona A. Si A se lastima con vidrios rotos mientras está en la propiedad de B, A no puede recuperar daños de B.

Existen numerosos niveles de cuidado que la ley impone a las personas. Usualmente, el deber es uno de cuidado ordinario, es decir, la ley requiere que una persona no sea descuidada o negligente con respecto a los demás. Pero también hay niveles de cuidado menos estrictos y niveles de cuidado más estrictos:

  • Negligencia: Negligencia es el “deber cotidiano de cuidado” que existe en numerosas situaciones. Es el deber de tomar precauciones razonables para que sus acciones no pongan a otros en riesgo de lesión. Cuando la ley busca determinar si alguien fue negligente, pregunta: “¿Una persona razonable podría prever que sus acciones pudiesen causar lesiones en esta situación determinada?” Este tipo de obligación requiere que las personas reparen las condiciones peligrosas en su propiedad o que adviertan sobre condiciones peligrosas que no se pueden arreglar o que no se han arreglado. Requiere que obedezcamos las leyes de tránsito y apaguemos las fogatas, al igual que otras acciones cotidianas razonables. Si alguien le relata algunos hechos y su respuesta es “¡qué descuidado!”, entonces probablemente haya negligencia.
  • Imprudencia: el deber de no actuar de forma descuidada y sin tener en cuenta si sus acciones pondrán a otros en riesgo. Este tipo de obligación es más difícil de probar que la negligencia y, en general, se aplica a los agentes de policía y los bomberos que están respondiendo a alguna emergencia. El exceso de velocidad y no parar en una luz roja generalmente se considerarían como descuido o imprudencia, pero permitimos que la policía y los bomberos lo hagan, siempre y cuando adviertan a los demás que están respondiendo a alguna emergencia.
  • Intención: Uno tiene el deber o la obligación de no causar lesiones intencionales a los demás cuando no hay justificación para hacerlo. Una persona no puede acercarse a otra persona y golpearla en la nariz. Una persona no puede difundir rumores falsos acerca de otra persona con el propósito de lastimar a esa persona. Sin embargo, uno sí puede golpear a otra persona en la nariz si esa persona le dio un puño o si lo está amenazando con un cuchillo.
  • Responsabilidad estricta: este deber impone una responsabilidad casi automática si se incumple y resulta en una lesión.

Ejemplo: Si a una persona se le prohíbe hacer algo y usted lo hace, causando lesiones a otra persona, entonces la persona lesionada puede recuperar daños. La Ley de Obligaciones Generales de Nueva York Sección 11-101 (1), comúnmente conocida como la Ley Dram Shop, prohíbe la venta de licor a personas menores de 21 años. Si un establecimiento le vende alcohol a un menor, ha incumplido su deber y será responsable si la persona a la que le vendió licor se intoxica y causa daños a otra persona.

Ejemplo: Si una compañía fabrica un producto que es defectuoso y causa lesiones, o causa lesiones cuando se usa adecuadamente, la parte lesionada podría recuperar daños. Usted compra un cortacésped con un sistema protector de cuchillas que permite que usted limpie el área en frente de las cuchillas sin temor a lastimarse, siempre y cuando el motor del cortacésped esté apagado. Usted apaga el motor y coloca su mano en el área segura, pero el motor se reinicia, lesionando su mano. Usted puede recuperar daños sin tener que probar que el fabricante actuó con intención de causarle daño, con negligencia o imprudencia.

¿Hubo incumplimiento del deber de cuidado objetivo?

Si, en una situación dada, una persona tiene un deber de cuidado, entonces la ley pregunta si la persona no cumplió con su deber de cuidado. Es decir, dada la acción, ¿la persona fue negligente, imprudente o está sujeta a responsabilidad estricta? Si usted está en incumplimiento del deber de cuidado y causa que alguien sufra una lesión, la ley pasará a la tercera pregunta.

Causalidad: ¿Existe suficiente vínculo entre las acciones de una persona y la lesión de otra persona?

En la ley, a esto se le conoce como “causa próxima”, “causa desencadenante”, o “causa directa”. La causa próxima no es necesariamente la única causa, pero debe ser una causa cercana o una causa más probable, no una causa remota. ¿Las acciones de la persona al incumplir su deber fueron una causa directa de la lesión? Incluso si una persona fue negligente, imprudente o está sujeta a una responsabilidad estricta, si sus acciones no causaron la lesión, usted no podrá recuperar daños de esa persona.

Ejemplo de causa remota que no puede ser considerada como causa desencadenante: Usted está manejando y casi es atropellado por un automóvil que no se detiene en una luz roja. Usted se agita y se pone nervioso pero en vez de detenerse usted continúa porque va tarde a una cita. Dos cuadras más adelante, aún molesto, usted choca con un poste de luz y se rompe dos costillas. Aunque la persona que no se detuvo en la luz roja contribuyó a su malestar y, por lo tanto, a su lesión, no fue una causa directa de su lesión.

Si la respuesta a todas estas preguntas—deber, incumplimiento de deber y causa próxima—es “sí”, la ley dice que la persona actuó indebidamente al causar sus lesiones.

Pueden haber cambios en la ley. La información se ofrece como un servicio público con la ayuda y apoyo de los editores jurídicos voluntarios, con la intención de ayudarle entender mejor la ley en general. La información no constituye un asesoramiento legal relativo a su problema en particular ni sustituye el asesoramiento de un abogado.

Solicite un Abogado

Back to Top

Nuestros Abogados

Nuestros abogados han sido evaluados y cualificados: todos han aprobado nuestro proceso de solicitud y entrevista. Cada abogado que recomendamos ha sido evaluado por su amplia experiencia, su conocimiento del código de ética y su práctica legal - incluyendo servicios al cliente y el manejo de honorarios y facturación. Aprenda Más

Sobre Nosotros

Sobre Nosotros Cuando usted llame al 212-626-7373 o al 212-626-7374 (español), un abogado le contestará. Un abogado –consejero de referidos legales conversará con usted sobre su asunto legal o revisará su solicitud de referido por internet. Si concluimos que a usted le conviene ser asistido por un abogado, le recomendaremos un abogado competente que ha … Continued Aprenda Más