Embargo de autos

Cuando usted financia o arrenda un automóvil, el prestamista o acreedor tiene el título del vehículo hasta que se termine de pagar el préstamo. El auto es la garantía para el préstamo, y usted le da al prestamista un interés de seguridad en el auto. Si usted no realiza sus pagos, el prestamista tiene el derecho legal de tomar posesión del auto, un proceso conocido como embargo, reposesión o incautación.

El prestamista o acreedor puede recuperar o tomar posesión del auto aún si usted tiene sólo algunas semanas de atraso en sus pagos, y puede hacerlo sin darle aviso previo. Esto se debe a que usted podría tratar de esconder el auto o causarle algún daño si sabe que el prestamista tiene intención de embargarlo. El acreedor tampoco tiene que tener una orden judicial para retomar el auto, por lo que usted no tendrá la oportunidad de explicarle a un juez sus razones para no realizar los pagos.

Lo mejor que puede hacer si no puede realizar sus pagos es comunicarse con el prestamista o acreedor para notificarle lo que está sucediendo. El prestamista o acreedor podría estar dispuesto a negociar con usted una disminución provisional de sus pagos o añadir los pagos no realizados al final del término del contrato de arrendamiento para que no queden como pagos pendientes de pago.

Usted tiene ciertos derechos legales si le embargan el auto y la ley puede protegerlo de un embargo injustificado. Por ejemplo, si le embargan el auto, usted tiene los siguientes derechos:

  • El derecho a recibir un aviso inmediatamente después del embargo del vehículo;
  • El derecho a recibir un aviso antes de que se venda o se subaste su vehículo;
  • El derecho a recibir una notificación sobre la venta o subasta de su vehículo.

Luego del embargo, el prestamista o acreedor podría permitir que usted restablezca su contrato si salda los pagos en atraso. Si el prestamista o acreedor no está de acuerdo en restablecer el contrato, podría tratar de vender su auto en una subasta. Usted tiene derecho a saber cuándo y dónde se llevará a cabo la venta, y tiene derecho a hacer una oferta por el auto para tratar de recuperarlo en la subasta. Si usted ha pagado más de 60% del préstamo al momento del embargo, el prestamista debe subastar el auto dentro de un plazo de 90 días.

Cuando su auto se vende en la subasta, el prestamista utilizará el dinero de la venta para pagar los costos de remolque y almacenamiento del auto. Luego, utilizará el restante para pagar el saldo remanente. Si la venta del auto no genera suficiente dinero para saldar el préstamo los costos de remolque y almacenamiento del auto, el prestamista o acreedor tiene el derecho de presentar una demanda contra usted por el monto restante, conocido como saldo o balance de deficiencia. Sin embargo, el auto debe ser vendido de una manera comercialmente razonable, lo que significa que el prestamista o acreedor no puede venderlo por un monto que esté muy por debajo de su valor de mercado y después tratar de cobrarle el saldo de deficiencia a usted.

Si le embargan el auto, usted tiene varias opciones para tratar de recuperarlo. Un abogado podría presentarle varias opciones, incluyendo:

  • Recuperar su auto del prestamista pagando el saldo total del préstamo, incluyendo pagos en atraso, los costos de remolque y otros gastos del embargo;
  • Comprando su auto a través de una oferta en la subasta. No obstante, si recupera su auto comprándolo en la subasta y no es suficiente para cubrir el saldo del préstamo, los costos de remolque y otros gastos, usted será responsable por pagar el saldo restante;
  • Refinanciando su préstamo, realizando todos los pagos atrasados y pagando todos los gastos del embargo, y luego seguir haciendo pagos regulares sobre el préstamo;
  • Declararse en bancarrota – la suspensión automática impedirá que el prestamista venda su auto sin obtener permiso de la corte primero. Esto podría darle tiempo suficiente para recaudar el dinero que necesitará para recuperar el auto.

También hay algunas defensas legales que podría utilizar. Si no se ha vendido el auto, podría recuperarlo alegando que:

  • Su prestamista alteró la paz cuando embargó el auto;
  • Su prestamista no vendió el auto de forma comercialmente razonable;
  • Su prestamista esperó demasiado tiempo para presentar una demanda y el plazo de prescripción expiró.

Editores legales: Steven Bennett y David Kassell, julio 2015

Pueden haber cambios en la ley. La información se ofrece como un servicio público con la ayuda y apoyo de los editores jurídicos voluntarios, con la intención de ayudarle entender mejor la ley en general. La información no constituye un asesoramiento legal relativo a su problema en particular ni sustituye el asesoramiento de un abogado.

Vuelva al inicio de esta página

Nuestros Abogados

Nuestros abogados han sido evaluados y cualificados: todos han aprobado nuestro proceso de solicitud y entrevista. Cada abogado que recomendamos ha sido evaluado por su amplia experiencia, su conocimiento del código de ética y su práctica legal – incluyendo servicios al cliente y el manejo de honorarios y facturación.

Aprenda Más

Sobre Nosotros

Sobre Nosotros Cuando usted llame al 212-626-7373 o al 212-626-7374 (español), un abogado le contestará. Un abogado –consejero de referidos legales conversará con usted sobre su asunto legal o revisará su solicitud de referido por internet. Si concluimos que a usted le conviene ser asistido por un abogado, le recomendaremos un abogado competente que ha […]

Aprenda Más