Litigio de contratos

Incumplimiento de contratos

Para probar un incumplimiento de contrato – que la otra parte no siguió los términos del contrato – debe demostrar lo siguiente:

  • Existe un contrato;
  • Usted hizo todo lo que le correspondía hacer bajo los términos del contrato o existe una razón reconocida ante la ley que le excusa de hacer todo lo que le correspondía hacer bajo los términos del contrato;
  • La otra parte no hizo todo lo que le correspondía hacer según los términos del contrato;
  • Usted sufrió daños y perjuicios, o no recibió lo que se supone que hubiese recibido como consecuencia del incumplimiento del contrato. Por ejemplo, usted perdió dinero porque la otra parte no hizo lo que le correspondía hacer según los términos del contrato.

Para demostrar que existe un contrato, primero debe demostrar que usted y la otra parte formaron un contrato legalmente vinculante – ver el artículo sobre la creación de contratos. Asumiendo que puede demostrar que existió un contrato válido, debe probar lo que la otra parte hizo mal o no hizo bajo los términos del contrato. Para hacer esto, también debe demostrar que lo que la otra parte hizo mal o no hizo constituía un incumplimiento en sentido materiales decir, no se trata de una parte trivial o sin importancia del contrato. Esto quiere decir que lo que la otra parte no hizo bien o dejó de hacer era tan importante que usted no hubiese firmado el contrato si hubiese sabido de ante mano que no se iba a cumplir ese término del contrato.

Existen varias formas de calcular los daños por incumplimiento de un contrato. Calcular los daños implica saber cuánto dinero usted perdió como consecuencia del incumplimiento de la otra parte. Usualmente, la indemnización por daños y perjuicios es lo que usted hubiese recibido si todas las partes hubiesen hecho todo lo que les correspondía hacer bajo los términos del contrato.

Existen dos tipos de dañosdaños “directosy daños generados o “derivados”. Los daños directos son aquellos que surgen como resultado directo del incumplimiento de la otra parte. Por ejemplo, usted es el dueño de un restaurante y le paga a un contratista por adelantado unos $15,000 para que construya una verja y haga otras mejoras al patio trasero; mejoras que son necesarias para que usted pueda tener clientes en ese espacio. Pero el contratista no realiza las mejoras. Usted sufrió daños directos de $15,000.

Por el contrario, los daños generados no siempre se deben a que la otra parte no cumpla con los términos del contrato, sino que son causados por el incumplimiento de la otra parte en su caso particular. Sin embargo, para obtener indemnización por daños generados tiene que poder demostrar que ambas partes estaban conscientes, al formar el contrato, de que el tipo específico de daños que usted está tratando de recuperar podría ocurrir si una de las partes no cumplía con los términos del contrato.

En el ejemplo anterior, usted podría demostrar que usted y el contratista estaban conscientes, cuando entraron en el contrato, de que si el contratista no realizaba las mejoras al patio trasero, usted no podría tener la misma cantidad de clientes y, por ende, perdería ganancias como consecuencia del incumplimiento del contratista. No obstante, también tendría que demostrar que realmente no pudo tener la misma cantidad de clientes que hubiese tenido si el contratista hubiese realizado las mejoras y cuánto dinero realmente perdió como resultado del incumplimiento de la otra parte.

En otras palabras, usted no puede recuperar daños “especulativos”, indefinidos o imaginarios. Los daños que usted intente recuperar tienen que ser una cantidad razonablemente definida y directamente relacionada con el incumplimiento de la otra parte. Por ejemplo, si usted le pagó a alguien para que construyera un auto de carreras, y nunca lo construye, usted podría reclamar daños directos por la cantidad de dinero que le pagó a la persona que no cumplió con los términos del contrato. No obstante, si cuando entraron en el contrato usted nunca había manejado un auto de carrera y ni siquiera había participado en una carrera de autos, probablemente no podría reclamar daños generados por dinero que usted especula que hubiese ganada como premio luego de haber ganado una carrera de autos.

Editores legales: Robert A. Sternbach, noviembre 2014

Pueden haber cambios en la ley. La información se ofrece como un servicio público con la ayuda y apoyo de los editores jurídicos voluntarios, con la intención de ayudarle entender mejor la ley en general. La información no constituye un asesoramiento legal relativo a su problema en particular ni sustituye el asesoramiento de un abogado.

Vuelva al inicio de esta página

Nuestros Abogados

Nuestros abogados han sido evaluados y cualificados: todos han aprobado nuestro proceso de solicitud y entrevista. Cada abogado que recomendamos ha sido evaluado por su amplia experiencia, su conocimiento del código de ética y su práctica legal – incluyendo servicios al cliente y el manejo de honorarios y facturación.

Aprenda Más

Sobre Nosotros

Sobre Nosotros Cuando usted llame al 212-626-7373 o al 212-626-7374 (español), un abogado le contestará. Un abogado –consejero de referidos legales conversará con usted sobre su asunto legal o revisará su solicitud de referido por internet. Si concluimos que a usted le conviene ser asistido por un abogado, le recomendaremos un abogado competente que ha […]

Aprenda Más